La Rioja. Argentina
VIVI EL TINKUNACO EN LA RIOJA
Cada 31 de diciembre a las 12 del mediodía los riojanos celebran el Tinkunaco que en lengua quechua significa ¨encuentro. fusión, mezcla¨. Representa el encuentro de dos culturas, la Diaguita- pueblo originario de la Rioja- y la española.

En esta fiesta, los riojanos reviven los acontecimientos sucedidos en la Pascua de 1593: cuando los diaguitas, agobiados por insufribles tratamientos impartidos por los españoles, no soportaron más su trato y resolvieron atacar la ciudad.

Las armas apostadas en el fuerte de Las Padercitas fueron insuficientes para resistir el ataque de más de 9000 pobladores originarios conducidos por 45 caciques de otros tantos poblados. Según cuenta la historia, ante esta situación los españoles recurrieron a los oficios de San Francisco Solano, quién logró restablecer la paz yendo al encuentro de los aborígenes mientras tocaba su violín y, llevaba una imagen del niño Jesús.

A partir de entonces, la imagen fue conocida como la imagen del Niño Alcalde. Los padres Jesuitas tuvieron la ocurrencia de realizar una ceremonia religiosa que recordara estos hechos cada 31 de diciembre, a las 12 horas, día en que era costumbre cambiar las autoridades españolas del lugar. El día 31, una procesión sale desde el templo de San Francisco de Asís integrada por los AILLIS (cofradía en que se organizaron los diaguitas), devotos del Niño Alcalde (Jesús Niño), que portan su imagen en la procesión.

Los AILLIS (voz quechua que significa triunfo, victoria) llevan una especie de escapulario que les cubre el pecho y parte de la espalda, adornado con dijes y espejitos y en la frente, una vincha de la que penden hacia atrás cintas coloradas. Los preside el Inca (cargo renovado hereditariamente) que canta al compás de su caja y del arco un antiguo himno. Estos elementos responden a los que usaba el Inca del Perú.

Desde la Iglesia Catedral parten los ALFÉRECES (cofradía en la que se organizaron los españoles). Sobre su traje de día, visten una banda sobre el pecho y la espalda del hombro izquierdo al derecho, y portan una bandera tomada en forma de globos como bandera arriada en tiempos de paz. Están presididos por el Alférez Mayor (cargo electivo que se renueva todos los años) quién es acompañado por 12 Apóstoles y 12 Aspirantes con sus correspondientes estandartes. A las 12 en punto se produce el "Tinkunaco" o “Encuentro” de ambas procesiones frente a la Casa de Gobierno.

La imagen de San Nicolás, con todo el pueblo reunido, se arrodilla tres veces frente al Niño Alcalde, reconociendo en él, al Señor, mientras los AILLIS entonan sus cantos tradicionales. Luego, el Niño Alcalde es llevado a la Catedral, donde permanece tres días. El día 3 de enero, frente a la Casa de Gobierno, San Nicolás despide al Niño Alcalde, cuya imagen es devuelta al convento de San Francisco mientras que la de San Nicolás retorna a la Iglesia Catedral, dedicada a San Nicolás de Bari, patrono de la diócesis. Un motivo más de atracción son las carreras a caballo que, como un homenaje a San Nicolás, llevan a cabo los "Alféreces" en una de las avenidas de la ciudad.

fuente: Argentinaparamirar.com

Noticias Relacionadas
Ve otros Articulos en: