Cafayate. Salta. Argentina
CORAZÓN DE LOS VALLES CALCHAQUÍES
Con una belleza natural sinigual Cafayate obsequia paisajes de interminables viñedos y cerros de colores majestuosos que se destacan bajo el cielo diáfano. Con un sinfín de atractivos naturales, arqueológicos y una extensa variedad de servicios turísticos esta localidad dispone todo su encanto para el disfrute pleno.

Ubicada sobre Ruta Nac. 40 y a 183 kilómetros de la capital salteña en pleno corazón de los Valles Calchaquíes Cafayate regala paisajes coloridos y sabores que despiertan canciones. Su clima benigno la convierte en un sitio perfecto para la producción de vinos insuperables y en un lugar ideal para conocer en cualquier época del año.

Conociendo Cafayate

La sencillez arquitectónica del lugar –con casas de una sola planta que remiten al fin del siglo XIX- y la amabilidad de su gente son características de la ciudad, totalmente preparada para recibir al turista. Visitar el Museo Arqueológico Rodolfo Bravo y el Museo del vino, o disfrutar de una copita de Torrontés en una de sus tantas bodegas tradicionales son unas de las actividades que no hay que dejar de disfrutar. Una amplia infraestructura con alojamientos y gastronomía para los más variados presupuestos y numerosas alternativas en excursiones y paseos brindan al turista todo lo necesario para disfrutar a pleno la ciudad.

La cuna del Torrontés

La combinación de temperatura y humedad en este territorio, proporciona las condiciones necesarias para la obtención de una uva de sabor dulce, profundo y frutado, de cuya elaboración se obtiene un vino único: el Torrontés. Este elixir de fama mundial da pie, además, a uno de los circuitos preferidos por los visitantes: el de las bodegas. En ellas, el turista puede empaparse del proceso de fabricación desde la cosecha de la uva en los viñedos hasta que sale al mercado, todo bajo la guía de los expertos.

Quebrada de las Conchas

Área de gran belleza paisajista, la reserva natural de la Quebrada del río Las Conchas- con sus llamativas coloraciones- tiene un recorrido de 83 kilómetros sobre la ruta nacional Nº 68. Por allí se atraviesan antiguos caseríos como las ruinas de Quitilipi, curtiembres y casas de adobe, algunas de ellas semisepultadas. También se resguardan numerosos restos fósiles, como el grupo de ranas fosilizadas del grupo de los pípidos. Existen capas de calizas marinas y continentales muy ricas en fósiles e incluso en huellas de dinosaurios. Pero lo más interesante del camino, es la bella arquitectura que ha creado la misma naturaleza sobre la roca. Por sus caprichosas formas, elevaciones en tonos ocres han recibido nombres como “El Anfiteatro”, “La Garganta del Diablo”, “El Fraile”, “El Sapo”, “Casa de los Loros”, “El Obelisco” y “Los Castillos”. Luego, el paisaje se funde con un mar de fina arena blanca conocido como “Los Médanos”. Seis kilómetros más adelante, Cafayate le da la bienvenida.

Serenata a Cafayate

Visitar la ciudad de Cafayate en febrero es ser partícipe de uno de los festivales más convocantes del Noroeste Argentino. Serenata a Cafayate reúne la magia, el color y la alegría de un pueblo que al son de la música deja al descubierto su belleza y generosidad. Durante tres días, los cafayatenses ponen sobre la mesa todo el atractivo que envuelve este festival. Las peñas, los puestos de artesanías y de comidas adornan los alrededores con su entusiasmo, aroma y sabor. El escenario Payo Solá- ubicado en la bodega encantada- se luce con la presencia de los más destacados artistas del folcklore nacional, dándole una impronta más que especial al evento.

Noticias Relacionadas
Ve otros Articulos en: